Analizador de gases y Análisis del proceso

Un analizador de gases  es un instrumento utilizado para medir cantidad  gases, causados por una combustión en  los motores, en el  ambiente, producidos por fermentaciones y que se encuentran en sectores confinados producidos por material fosilizado  (Minas, pozos).   Para estas mediciones se utilizan sensores electroquímicos  e infrarrojos

Análisis de proceso

El análisis de proceso, a diferencia del análisis de laboratorio, hace referencia a los procesos de medición, normalmente continuos, que se utilizan para determinar las condiciones físicas o químicas o las concentraciones de componentes químicos en medios de proceso, in situ, en una instalación.

El análisis de proceso se usa con mayor frecuencia en las instalaciones industriales de productos químicos, petroquímicos, producción de energía, metales y minerales, materias primas alimenticias y alimentos de lujo, papel y pulpa, piedra y arcilla, sino, también, en la construcción de motores y en investigación y desarrollo, por ejemplo. En el caso de medios de proceso gaseosos (gases de combustión, gases de proceso, gases de escape, así como aire), se hace referencia al análisis de gases de proceso.

Por toda la instalación están distribuidos puntos de medición con el muestreo y los instrumentos de medición (analizadores de gases) en continuo (en la caldera, chimenea, horno de cemento, antes del precipitador electrostático, en una torre de destilación, etc.) en condiciones operativas extremadamente duras, en algunos casos. A la vista de esto, las diferencias con el análisis de laboratorio, donde se toman muestras discretas de un proceso y se examinan en un laboratorio en condiciones de laboratorio controladas y estables quedan claras

El resultado de las mediciones se usa:

  • Para controlar el proceso, por ejemplo, dimensionando conjuntos y optimizando procesos;
  • Para la seguridad de la instalación, comprobando mezclas de gas explosivas;
  • Para la calidad de producto, controlando procesos y especificaciones de producto; y
  • Para la protección medioambiental, comprobando el cumplimiento de los gases de combustión con los límites de emisiones permitidos de los contaminantes.

 

Analizadores:

El elemento central de cualquier analizador son sensores o sistemas de sensores específicos de la sustancia. Su funcionamiento está basado en principios físicos o químicos tales como la absorción, adsorción, transmisión, ionización, oxidación catalítica o propiedades paramagnéticas o electroquímicas. Los sensores reaccionan a un cambio en el parámetro con un cambio correspondiente en su propiedad (ej., aumento de la absorción de la luz o reducción de la conductividad), a partir de lo cual se puede obtener una señal de medición.

Por lo que respecta al diseño, se pueden clasificar en:
  • Analizadores móviles, ligeros y transportables para mediciones rápidas en diversos emplazamientos
  • Analizadores fijos colocados permanentemente en la instalación para mediciones continuas durante meses y años
  • Analizadores que miden directamente en la corriente de proceso (dispositivos “in situ”) y
  • Analizadores a los que una muestra extraída del proceso se lleva y se prepara para la medición (dispositivos “extractivos”).
  • Gracias a los últimos avances se dispone de dispositivos que combinan movilidad y medición estacionaria a largo plazo.

 

Fuente: http://www.academiatesto.com.ar

 

Dejar un comentario

Hablemos por WhatsApp